Noldo Gabriel Sánchez, el desaparecido.

Fotos | LA PATRIA

Noldo Gabriel Sánchez, el desaparecido.

Autor

LA PATRIA | MANIZALES

Noldo Gabriel Sánchez se ganaba la vida prestando servicios en su carro Sportage LK, de placas MJQ886. El 1 de noviembre pasado, un cliente que ya lo había contratado antes, natural de Belalcázar, lo requirió de nuevo.

Como lo conocía, no dudó en acudir a su llamado. Pero todo terminó en tragedia. Esta persona, junto a otra más, lo condujo hacia vías de Antioquia con el objetivo de robarle y secuestrarlo.

La familia de Noldo se preocupó al notar que no regresaba. Lo peor estaba por venir. Unos sujetos llamaron a la excompañera sentimental a exigirle $80 millones por su rescate. Los allegados solo alcanzaron a consignar $300 mil a través de Nequi, luego de que les mostraran como evidencia de que lo tenían unos billetes antiguos de baja denominación que portaba el conductor siempre, entre esos uno de $50, otro de $1 y uno más de $100.

Al parecer, en el momento de la exigencia económica ya lo habían asesinado en la vereda Suan, zona rural de Puerto Berrío (Antioquia).

El hallazgo de un cuerpo descompuesto en ese sector y la coincidencia de las prendas encontradas con las que portaba el caldense le permitieron a la Fiscalía Segunda Especializada Gaula avanzar en la investigación y dar con el paradero de los dos presuntos responsables.

Otro

Al parecer, los sujetos pretendían hacer lo mismo con otra persona de La Virginia (Risaralda), pero el hombre se salvó porque no les volvió a contestar. Se estableció un plan candado entre Santa Rosa y Chinchiná. Los atraparon en el peaje de Tarapacá, en un bus que venía de Medellín.

Uno de los abogados apeló la legalización de la captura.

"En sus teléfonos tenían información relacionada con el caso, se hicieron interceptaciones luego de que un testigo señaló a Josué como uno de los dos responsables", contó el ente acusador en la audiencia de control de garantías que se hizo entre miércoles y ayer. La consignación en Nequi ayudó para hacerles el seguimiento para su plena identificación.

Durante la aprehensión les hallaron $3 millones, a Cristian le encontraron el celular desde donde llamaban a la familia de la víctima y a Josué los billetes que conservaba el conductor y que se vieron en la supuesta prueba de supervivencia.

Ayer el juez los mandó para la cárcel La Blanca por considerarlos un peligro para la sociedad. Nadie apeló. Aclaró que si no hay cupo en ese centro penitenciario, el Inpec puede enviarlos para otro.

La recomendación es que si lo contratan para un trabajo, especialmente en zona rural, primero verifique que el supuesto cliente sea real. Esto lo repite una y otra vez el Gaula para que la gente no caiga en la extorsión denominada falso servicio.

Cristian y Josué no aceptaron cargos ayer por desaparición forzada en concurso con extorsión y hurto calificado y agravado. La pena sería de 33 años. Al parecer, buscarán un acuerdo con el ente acusador.

Las prendas halladas dan cuenta de que se trataría del cuerpo del conductor. Si se comprueba en la necropsia que es él, a los señalados les añadirán homicidio agravado.

Temas Destacados (tags)