Lenguaje del miedo es perjudicial