¿En dónde quedó la justicia ejemplar?