Los jóvenes tienen su propia jerga