Último adiós.

Último adiós.

Autor

Mientras que en Chinchiná le daban el último adiós a la dulce, cariñosa y alegre Danna Sofía Alzate Galvis, de 6 años; los ánimos se caldearon entre quienes presenciaban el sepelio en el cementerio Los Dolores. “Justicia, justicia” gritaban algunas personas que querían linchar a la mamá de Danna, acusándola de su muerte, lo que generó una estampida de niños y adultos, que querían salir del lugar. La peor parte la llevó Luis Alfonso González Torres, de 83 años, quien cayó, la gente le pasó por encima y tuvo graves lesiones, sobre todo en el rostro, y signos de sofocación. Murió en el Hospital San Marcos.

La despedida de Danna

Antes de esa nueva tragedia, decenas de personas salieron a las calles para acompañar los restos de la menor asesinada. Sentimientos de dolor se evidenciaron a lo largo de la caravana fúnebre, que partió desde La Aurora.

En el camino los acompañantes pidieron más respeto por la vida, sobre todo la de los menores, que han sido víctimas de los violentos en al menos 11 ocasiones, en los últimos 10 años.

Ayer era el momento para recordar a Carlos Andrés y Mateo Agudelo Sánchez, de 7 y 9 años; a Juanita Valencia, de 4 (de Chinchiná); a Hans Esleider Tafur Aguirre, de 7; a Neimar Alexis Dagua Ule, de 3 y medio; a María Ángel Molina Tangarife, de 4; a una menor de dos años; a otros de dos y de 20 meses, asesinados a manos de sus padres, padastros, familiares o allegados.

El cortejo fúnebre estuvo marcado por mensajes en contra de los malos. Además, de lo que significaba la niña. "Dejaste una huella imborrable, estarás siempre en nuestros corazones", se leía en un cartel con la foto de Danna Sofía.

"Esto es una pesadilla, uno ve estas cosas en noticias, pero cuando le toca sabe la magnitud de lo que significa", recordó Luz Esperanza Galvis Palacio, tía de la menor.

El testimonio de otra víctima de alias el Cojo

A 238 kilómetros de distancia, en Cali, Esperanza Moreno vive como propio el dolor de la familia de Danna Sofía. “No merece volver a ver la luz del sol”, sentenció Esperanza, quien sintió un respiro por la captura de Juan Carlos López Bañol, que en la noche del martes aceptó que violó y asesinó a Danna Sofía, a orillas del río Chinchiná, en la madrugada del domingo.

Se solidarizó con la familia de la menor, pues ella también sufre por los actos de este delincuente, al que apodan el Cojo.

“Es un viejo desgraciado, el 31 de diciembre pasado mató a mi hija, Karol Julieth Ramírez Moreno, en Quimbaya (Quindío). Dijo que la novia de ella le pagó para hacerlo. Que lo aseguren bien, porque se les vuelve a escapar y puede asesinar a más personas”, le contó Esperanza a LA PATRIA.

Karol había viajado al Quindío previamente a encontrarse con su novia. La última vez que tuvieron contacto con ella fue el 29 de diciembre, les dijo que estaba bien, pero la familia decidió desplazarse desde Cali hasta allá porque a partir de esa fecha no sabía de su paradero. La buscaron y les indicaron que la habían visto por la vereda Laurel, con un hombre. Era el Cojo, a quien capturaron por feminicidio y una juez lo condenó a 15 años, 7 meses y 15 días. La novia de Karol le pagó $200 mil y le dio el celular de la víctima, a manera de contraprestación por concretar el crimen. Durante la audiencia, el Cojo aceptó los cargos y reconoció que llevó a su víctima hasta la finca, donde la asfixió. Así también asesinó a la pequeña Danna Sofia. El cuerpo de Karol lo hallaron el 18 de enero de este año.

Como se recordará, el Cojo era buscado además por abusar sexualmente de una menor, de 11 años, en la vereda San Isidro, de Anserma, en agosto del año pasado. Este año lo atraparon en Caimalito (Pereira), pero por el hacinamiento de las cárceles lo mandaron para la Estación de Policía de La Virginia, de donde se escapó a finales de octubre. Luego se fue para Chinchiná.

Desde Cali, Esperanza les envió estas frases solidarias a los papás de Danna Sofía: “Para estos casos uno no tiene palabras. Sé y entiendo el dolor, la impotencia y la rabia que da que una porquería acabe con la vida de un hijo. Eso no tiene perdón”. “De corazón estoy con ellos. Somos víctimas de un ser despiadado, sin moral, sin principios y mucho menos con respeto por la vida de los demás. Solo pido que se haga justicia y que la que lo mandó a matar a mi hija, también pague”

 

Fotos| Darío Cardona | LA PATRIA

Decenas de personas acompañaron ayer a Danna Sofía hasta su última morada.

Mensajes de los ciudadanos.

 

 

Juan Carlos Yepes Bañol será condenado por feminicidio agravado, secuestro simple y acceso carnal abusivo con menor de 14 años.

Temas Destacados (tags)