Las providencias, a revisión