La JEP, vital para la paz