En juego, el futuro de la Unión