Barras, crudas en convivencia