La ausencia de un columnista