Foto | EFE | LA PATRIA   Los dueños de los tractocamiones han ordenado a sus conductores no separarse de sus carros para evitar saqueos o que los desvalijen, ya que el seguro no cubre ese tipo de delitos.

Foto | EFE | LA PATRIA 
 Los dueños de los tractocamiones han ordenado a sus conductores no separarse de sus carros para evitar saqueos o que los desvalijen, ya que el seguro no cubre ese tipo de delitos.

Autor

EFE | LA PATRIA | CÚCUTA 

Los conductores de siete camiones no se reponen del susto que les produjo el hecho de que  hombres armados quemaron sus vehículos en una carretera entre Cúcuta, capital de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, y Ocaña, la segunda ciudad de ese departamento.

“Anoche (lunes) no dormimos, el frío y el susto no nos dejaron dormir”, aseguró un conductor que permanece cerca de los hierros retorcidos del automotor que él manejaba.

Aparte de lamentar las pérdidas económicas, también reclamó la presencia de las autoridades civiles como el gobernador o el alcalde de la localidad más cercana, Bucarasica.  La presencia del Ejército se mantuvo toda la noche.

La acción terrorista fue perpetrada por al menos cinco hombres armados con fusiles y que vestían prendas de uso privativo de los militares, que interceptaron los vehículos cuando circulaban por el sector de La Curva, donde obligaron a los conductores a descender de los tractocamiones y enseguida les prendieron fuego, para luego internarse en las montañas.

“Eran varios hombres armados, tenían armas cortas, pistolas, me apuntaron en la cabeza, me quitaron el celular, la billetera y uno sacó de un bolso un litro de gasolina y se lo regó a la cabina y la incendió”, relató ayer Roberto Pinto, el segundo conductor que fue sometido por los hombres armados.

Temas Destacados (tags)