Juan Carlos Yepes Bañol, El Cojo, abusó y asesinó a Danna en Chinchiná

Fotos | LA PATRIA

El sitio donde El Cojo ocultó el cuerpo de Danna, a orillas del río Chinchiná.

Autor

LA PATRIA | MANIZALES

Juan Carlos Yepes Bañol, confeso asesino de Danna Sofía Alzate Galvis, de 6 años, aceptó anoche cargos por la muerte de esta niña chinchinense.

Se declaró responsable de feminicidio, secuestro simple y acceso carnal violento con menor de 14 años.

Le dieron medida intramural. Le espera una condena de entre 45 y 50 años. El hombre en la audiencia les pidió perdón a los papás de la víctima.

Este sujeto, apodado El Cojo, llevaba un mes evadido de la justicia. El hombre natural de Belalcázar fue detenido en el corregimiento de Caimalito, en Pereira, buscado por un caso del 19 de agosto de 2021, en la vereda San Isidro, sector El Palo, de Anserma. En esa fecha, mediante engaños, se llevó a una niña de 11 años de edad, con el pretexto de comprar dulces, para posteriormente abusarla con actos sexuales.

Ese caso fue notificado a la Fiscalía, que recibió varias denuncias. El hombre fue llevado ante estrados judiciales, pero no aceptó cargos y el ente acusador pidió enviarlo a un centro carcelario y el juez avaló esa petición.

Pero ante el hacinamiento en las cárceles, lo mandaron para la estación de Policía de La Virginia, mientras surtía el proceso. Sin embargo, el 30 de octubre de este año tres recluidos en ese sitio le volearon segueta a los barrotes de la celda, las tumbaron y escaparon, entre ellos iba el Cojo. Todo indica que se desplazó de nuevo hacia su natal Caldas con el fin de esconderse.

Prontuario

El Cojo tiene prontuario por acceso carnal violento y actos sexuales con menor de 14 años; además por hurto y amenazas. 

Por su fuga tras el caso de Anserma tenía orden de captura, que fue aprovechada por las autoridades caldenses para detenerlo, pues por la muerte de Danna no podían hacerlo, al no existir flagrancia.

El lunes un juez le dio medida de internamiento preventiva en centro carcelario.

El Cojo es natural de Belalcázar, residía en el barrio San Isidro, de Anserma.

De Danna

Danna estudiaba en la Juan XXII, en primer grado. Era hija única y la recuerdan como alegre, sonriente, feliz, amiguera. Al parecer el asesino rondaba esa noche de sábado por el barrio y aprovechó que la menor quedó sola en la madrugada del domingo para llevársela.

A la niña la hallaron muerta el lunes en zona boscosa, a orillas del río, cerca de su casa del barrio Nuevo Horizonte, de Chinchiná.

En la noche del lunes, cientos de personas salieron a las calles de Chinchiná a una velatón en homenaje a Danna. 

Esta tarde, a las 4:00 p.m. será el sepelio en Chinchiná.

La casa donde vivía la menor asesinada (verde).

Temas Destacados (tags)