La promesa de un proyecto sin precedentes en la Alberto Mendoza quedó en medio de la maleza.

Foto | Darío Augusto Cardona | LA PATRIA

La promesa de un proyecto sin precedentes en la Alberto Mendoza quedó en medio de la maleza.

Autor

LA PATRIA | MANIZALES

Sauna, turco, jacuzzi, salón de videojuegos, zona barbecue, cancha múltiple, sendero, cancha de squash, zona de café. La promesa parece de un centro vacacional, llamativo para cualquier inversionista, además por la económica propuesta en una zona bien ubicada en Manizales.

Sin embargo, esto hace parte del cóctel que prometía un sueño y se convirtió en pesadilla para los compradores. Se trata del Mirador de Altagracia, un proyecto habitacional en la avenida Alberto Mendoza, cerca del Batallón, y que hoy no es más que una obra negra que, parece, así se quedará.

Los abogado Jónathan Ramírez Ramírez y Héctor Mario Giraldo defienden los intereses de cinco víctimas que llegaron a entregar $1.053 millones, entre el 2017 y el 2019, a la Constructora El Ruiz, señalada de no cumplir y cuyos representantes, César Ramírez Botero, y su esposa, Paula Milena Sepúlveda, ya enfrentan un proceso por estafa agravada, tras un caso similar en Anserma.

Ramírez Ramírez sostiene que una vez los afectados empezaron a dudar de la empresa, tras los constantes incumplimientos y mentiras, acudieron a él y encontró que la edificación no cuenta siquiera con licencia de construcción. Tampoco hay autorización de curaduría para construir.

En febrero del 2020 se puso en conocimiento de la Fiscalía y hasta el momento no se han imputado cargos, aun cuando este caso se presentó antes que el de Anserma. Sobre el lote pesa hoy una medida cautelar, pero piensan que esto no es suficiente y el dinero invertido no se ve.

Incluso, aseguró, la pareja les ofreció a los denunciantes viviendas en el municipio del occidente caldense como una forma de resarcir supuestamente los daños. Sin embargo, otro problema encontraron: estaban hipotecadas.

Sueño de regresar

Entre las víctimas están dos hermanos. Uno reside en Estados Unidos y asegura que su sueño siempre ha sido regresar a su casa, a Manizales. Por eso optó por invertir en el Mirador de Altagracia.

"Vi que la Constructora gozaba de buena reputación. Era tan espectacular el proyecto, que si lo volvieran a ofrecer, uno volvería a caer. Me dijeron que iba a ser el de mejores zonas sociales y me engancharon, que un edificio precioso, con una vista privilegiada y animé a mi hermano", dijo el afectado.

Dijo que por toda transferencia le daban recibo y con cada demora Paula lo enredaba, siempre había una excusa. Se suponía que las obras arrancaban en el 2019 y que el proyecto ya estaba completamente vendido e incluso había un socio que se iba a quedar con una torre, pero en el 2020 supo que algo olía mal y buscó al abogado. Añadió que llegaron más promesas y ofrecimientos de dinero y buscaban evitar así acciones legales.

"Siento tristeza con la justicia, parece que los estafadores fueran las víctimas. Ya van tres fiscales en el proceso y la Fiscalía ha sido nuestra peor enemiga. Hay mucha lentitud, primero con la covid, luego salen con disculpas. Estas personas se ríen del sistema", lamentó el denunciante.

El abogado aseguró que ya hay material suficiente para imputarle cargos a esta pareja y la lentitud entorpece las investigaciones. Con cada fiscal que llega, deben esperar que se empape del tema y el tiempo juega contra las víctimas. Teme que se genere una libertad por vencimiento de términos dentro del proceso por el que capturaron a estas personas.

Apartamento con dos dueños

La construcción del edificio Piedranova, ubicado en Las Camelias, también fue obra de la Constructora El Ruiz. Por esta también hay demandas e, incluso, un comprador ganó un caso civil, en el que se ordenó pagarle la totalidad del dinero invertido por dos apartamentos, así como los intereses y perjuicios. Sin embargo, no hay quién responda, porque este proyecto pasó a manos de una fiduciaria.

El abogado del afectado mencionó que se firmaron dos promesas de compraventa, en una propiedad se hicieron modificaciones y se pagaron a la constructora, pero cuando decidió irse a vivir allí, le cancelaron una y tampoco hubo devolución de dinero. Sobre la segunda, supieron que ya había otro dueño y era quien la habitaba.

Las promesas de arreglos también fueron el común denominador, nunca ocurrieron y por eso se presentó la denuncia por estafa, en diciembre del 2019. Con la Fiscalía han tenido los mismos problemas y el abogado califica el proceso como algo traumático.

Eso sí, con una nueva fiscal, los defensores y víctimas estuvieron de acuerdo en que se ha avanzado un poco más y se nota mayor disposición del ente acusador. Esperan que sobre Piedranova se soliciten medidas cautelares o protección a las víctimas para recuperar lo invertido.

El propietario afectado aseguró que entregó $515 millones para dos apartamentos, motivado por una hermana, quien también compró allí por $320 millones y que a la hora de recibi, supo que existía una hipoteca de $120 millones. Decidió pagarla antes que perder el dinero ya invertido.

Capturados

En septiembre pasado capturaron en Bogotá al representante legal de la Constructora El Ruiz, César Ramírez Botero, y a su esposa, Paula Milena Sepúlveda, a quienes les imputaron cargos por estafa agravada, por problemas relacionados con unos apartamentos de Anserma. Los enviaron a la cárcel.

Sin respuesta

LA PATRIA se comunicó con la Fiscalía para conocer a qué se deben las demoras y los cambios de fiscales, sin embargo, al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Temas Destacados (tags)