Santiago Gamboa, el viajero