Una segunda mansada en la primera corrida de abono