Imaginación y realidad, ingredientes para emprender