Rafael Taborda y Julián Mortales, los más osados en los carritos de balineras