Llegó la hora de ejecutar