Si perdía, James hacía pataleta