Carta abierta a un funcionario público