La lluvia no impidió la caminata por el río Gualí