300 familias continúan invadiendo la finca que fue del Osito