Un grupo de amigas se reunió en un té en la residencia de Bertha Restrepo Jaramillo