La sensata decisión de la Corte