LA VERDAD DEL PUNTO G