Brasil, la preferida por los policías