Turistas y policías gozaron en El Cable