Labio de liebre fue el prólogo del Festival