Arcade Fire unió al continente americano mediante el lenguaje universal de la música