Estefanía Salazar, entre botas y tacones